Volvemos a la carga con la hipertensión. ¿Por qué? Por varias razones:
Porque es invisible, de hecho a veces la hipertensión es nombrada como “el asesino silencioso”…muchas veces no nos controlamos e incluso desconocemos que padecemos hipertensión.
Porque está detrás de gran parte de problemas graves cada vez más frecuentes como trastornos cardíacos fatales, derrames cerebrales o insuficiencia cardíaca.
Nascia pertenece a la Sociedad Española de Hipertensión y siempre intentamos apoyar y fomentar todo lo que sirva para dar más difusión al control de esta variable tan importante para nuestra salud.

Contenido

Los síntomas de la tensión alta (hipertensión)
Cómo bajar la tensión arterial alta (hipertensión)
Disponemos de programas específicos de control de estrés y ansiedad muy efectivos también en el control de la hipertensión arterial.

Síntomas de la tensión alta (hipertensión)
En base a los resultados de una encuesta realizada por la American Heart Association (AHA), al menos una de cada tres personas se dice que sufren de hipertensión o presión arterial alta. Aunque se dispone de medicamentos para el tratamiento, los médicos siempre recomiendan el uso de técnicas naturales para el control de la misma. La mayoría de la gente ha logrado controlar la hipertensión mediante la adopción de un estilo de vida disciplinado.

La edad
Factores genéticos
La dieta deficiente
El estrés
El estilo de vida.
Cómo bajar la tensión arterial alta (hipertensión) de manera natural
1. Rutina Saludable:
Los pacientes deberán analizar su rutina diaria, el ambiente de trabajo y el entorno general, personal, social y familiar. Haz cambios pequeños en tu horario con el fin de poner las cosas en orden y organizarte y controlarte mejor. Antes de optar por medidas de auto-curación, es recomendable que consultes a un especialista que te pueda orientar en el proceso.

  1. Manejo del estrés:
    Importantísimo. Trata de aliviar la tensión. Cuando te alteras, tu cuerpo tiende a producir adrenalina, una hormona que acelera los latidos del corazón, aumenta la tensión muscular y contrae los vasos sanguíneos. ¿Sabes lo que son “las alertas del estrés”? Si estas condiciones se desbordan, experimentarás una presión arterial alta. Puedes aliviar esta tensión mediante la práctica de ejercicios para control de estrés, respiración, relajación muscular y paseos frecuentes. Dormir bien o darte un masaje también ayudan.
  2. Dieta equilibrada:
    La dieta juega un papel importante en la conformación de tu salud. Los hipertensos debéis seguir una dieta estricta sin de sal (más bien, sin sodio). El consumo diario de sodio debe ser inferior a 1.500 mg. Incluye en tus comidas alimentos frescos y no procesados, como verduras de hoja verde, cítricos, cereales integrales, brotes, frutos secos, legumbres y pescados de agua fría como el salmón y el atún. Todo debe ser cocinado en aceite de oliva, ya que es un medio de bajo contenido en grasa. Evita la cafeína, el exceso de azúcares, las comidas rápidas, las grasas animales, la salsa de soja, el queso y otras cosas de este tipo que tienen alta cantidad de calorías.

Supervisa tu comida diariamente: Escribiendo lo que comes a diario, incluso sólo durante una semana, puedes verificar tus verdaderos hábitos de comida. Controla lo que comes, cuánto, cuándo y por qué.
Considera la posibilidad de aumentar el potasio: El potasio puede disminuir los efectos del sodio sobre la presión arterial. La mejor fuente de potasio es la comida, como frutas y verduras, en lugar de suplementos. Consulta con tu médico sobre tu nivel de potasio óptimo.
Conviértete en un comprador inteligente: Haz una lista de compra antes de ir al supermercado para evitar la tentación de comprar comida basura. Lee las etiquetas de los alimentos y mantén un plan de alimentación saludable incluso cuando comas o cenes fuera de casa.
Date un respiro: Aunque es recomendable mantener una dieta saludable para toda la vida, esto no significa que tengas que prescindir de todos los alimentos que te gustan. Está bien disfrutar de vez en cuando, de los alimentos fuera de dieta, siempre con prudencia y moderación.
4. Utiliza suplementos y hierbas:
Calcio, vitamina C, magnesio y potasio son nutrientes esenciales para el cuerpo. Podemos obtenerlos a través de elementos como el ajo, semillas de lino, el muérdago, etc. Existe una amplia gama de productos en herbolarios indicados para controlar la tensión arterial.

  1. Mantener la actividad física regular:
    Cuando el cuerpo participa en actividades físicas, a tu corazón le costará menos esfuerzo bombear la sangre y sus paredes se fortalecerán. En caso contrario, es decir, de inactividad, la presión de la sangre en las arterias disminuirá y la actividad súbita aumentará la presión por diez. Así que debes mantener un ritmo constante. Las personas obesas pueden realizar actividades como correr suavemente, nadar, caminar, subir escaleras y pasear con mascotas.

Al realizar ejercicio de manera regular, unos 30 minutos la mayoría de días de la semana, conseguirás reducir su tensión entre 4 y 9 milímetros de mercurio (mm Hg). Y no hay que esperar mucho para ver la diferencia. Si no has estado activo, incrementando tu nivel de ejercicio reducirás tu tensión en pocas semanas.Si tienes pre-hipertensión – tensión sistólica, con valores entre 120 y 139 o tensión diastólica, con valores entre 80 y 89 – el ejercicio puede evitar que se desarrolle una completa hipertensión. Si ya eres hipertenso, la práctica de ejercicio puede reducir tu hipertensión a valores seguros.

Pero no te conviertas en el “héroe del fin de semana”. Intentar realizar todo el ejercicio durante el fin de semana que no se ha hecho durante la semana, no es una buena estrategia. Estos repentinos esfuerzos pueden resultar arriesgados.

  1. Menos sodio:
    Incluso con una mínima reducción del sodio en tu dieta podrás alcanzar niveles de tensión entre 2 y 8 mm Hg. Las recomendaciones para disminuir el sodio son:

Limita la ingestión de sodio a 2.300 mms al día o menos.
Reducir el sodio a 1.500 mms o menos si tienes más de 50 años, o tienes ya la tensión alta, diabetes o enfermedad renal crónica.
Si sigues estos consejos de manera regular, te será fácil controlar la presión arterial alta, de forma natural, sin perder tiempo, dinero y sin mucho esfuerzo.